Cambio de hora de verano

Como ya [email protected] conoceréis, ayer domingo 26 de marzo se produjo el cambio de hora de verano, por el cual tuvimos que adelantar una hora en todos nuestros relojes y en consecuencia “dormimos una hora menos”.

Ya interiorizado en nuestros hábitos, el cambio de hora cada seis meses comenzó a realizarse a gran escala durante la I Guerra Mundial como una medida impulsada por Alemania en busca de una reducción de horas de iluminación artificial y el consecuente ahorro de consumo de carbón para su utilización en el conflicto armado.

En nuestro país, se empezó a aplicar en 1918 (incluido en ordenamiento jurídico en el año 2002), siendo las décadas de 1970-1980 cuando se estandariza a nivel europeo.

La razón de ser de esta modificación del horario viene dada en el ahorro energético y económico que conlleva. Pero, ¿de verdad esto se consigue?

Entre los expertos se pueden encontrar varias teorías y argumentaciones a favor y también en contra del cambio de hora y sus consecuencias.

Una de las fuentes a favor es el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el cual determina que según sus datos el ahorro generado en iluminación se sitúa en torno a los 6 € anuales por hogar. Con esta medida se conseguiría aprovechar la luz del Sol durante las últimas horas de la tarde.

Por otro lado, desde otras fuentes se resalta que esta modificación del horario no produce el ahorro resaltado, resultando además en problemas de adaptación biológica al nuevo horario/ciclo, con especial influencia en personas mayores y niños.

Si quieres ahorrar en tu consumo eléctrico, desde Syder Comercializadora Verde siempre mantenemos que lo ideal es la búsqueda de la eficiencia energética en nuestros hábitos diarios y por supuesto la contratación del mejor precio. Pregúntanos y ¡comienza a ahorrar!



Deja tu comentario